nuestra historia

Rancho El Oso cumple el sueño de un hombre cuyos primeros años de vida transcurrieron en la sierra duranguense. Después de adquirirlo, su propietario inició con el reto de ayudarle a la naturaleza a recuperar la depredación causada por el hombre en este lugar, ya que Otinapa fue un centro maderero que tuvo su auge en la primera mitad del Siglo XX.

 

11
11
press to zoom
DSCF5309
DSCF5309
press to zoom
20150922_125109
20150922_125109
press to zoom
3
3
press to zoom
19
19
press to zoom
9
9
press to zoom
COMPARTIR EL SUEÑO

Hoy en día, después de una labor de años para reforestar, crear represas para evitar la erosión del suelo, convertir la propiedad en un Rancho Cinegético para controlar la caza, realizar poda controlada y otras acciones que han ayudado a la naturaleza a recuperarse poco a poco,

 

Rancho El Oso abre sus puertas a quienes desean disfrutar  de la majestuosidad de la Sierra Madre Occidental en un espacio totalmente sustentable en donde se cría ganado bovino de leche de la raza Normando, borregas que ayudan a abonar el suelo de manera natural, todo en un entorno orientado a proveer a las familias de comida orgánica.

Restaurante
alimentos orgánicos
ALOJAMIENTO
Zonas para acampar
SENDEROS PARA CICLISMO
pista de motocross
CABALGATA
RELAJACIÓN

En esta propiedad se han

sembrado 180 mil

nuevos árboles.

Para el mejor

aprovechamiento del agua

se han constuído 2 mil

presas filtrantes.

Con más de 22 km. de acordonamiento, protegemos a la tierra de la erosión en lugares específicos.